Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Cocción y técnica

Cómo usar la leche condensada al cocinar

Te damos algunas ideas para aprovechar al máximo este delicioso ingrediente.

07/06/2022
0 COMENTÁRIO
Tostadas francesas con leche condensada.

En Recetas Nestlé® profundizamos en cómo usar la leche condensada al momento de cocinar

La leche es un regalo de la naturaleza que el hombre ha sabido aprovechar al máximo. A partir de esta hemos podido hacer todo tipo de derivados, como quesos o yogurt. Si queremos enfocarnos en sabores dulces, la leche condensada sobresale sobre sus otros familiares.

En Recetas Nestlé® nos encanta usarla, por eso queremos profundizar en cómo aprovecharla al momento de cocinar, los diferentes tipos que existen y cómo podemos hacer nuestra propia versión casera.

¿QUÉ ES LA LECHE CONDENSADA?

Para entender qué es este producto vale la pena detenernos en su nombre. Cuando un líquido es condensado, significa que se le da más consistencia. Esa es su primera característica: a diferencia de la leche, tiene más textura, más cuerpo.

Esto se da a través de un proceso en el que se elimina hasta el 60% del agua. ¿Qué sucede cuando reducimos, por ejemplo, una salsa al evaporar sus líquidos? Terminamos con una preparación más espesa, que a veces puede ser similar a la leche condensada.

Pero ¿tiene el mismo sabor de la leche? La respuesta es no y, más allá de la eliminación del agua, se debe al azúcar que se le añade para darle ese toque dulce que la caracteriza, además de ser fundamental para su conservación.

Entre otras características de la leche condensada, tiene un color crema que puede variar en sus tonos, mientras que la textura debe ser uniforme en todo el producto.

La leche condensada se usa con frecuencia en los flanes.

¿CÓMO APROVECHAR LA LECHE CONDENSADA EN LA COCINA?

Cuando imaginamos ideas para usar diferentes alimentos e ingredientes al momento de cocinar, un buen consejo es pensar en sus propiedades más allá del sabor, es decir, el color, el aroma y la textura.

En el caso de la leche condensada, tenemos un sabor que se destaca por lo dulce, una textura espesa y un color cremoso, pero un aroma que no es tan sobresaliente, así que, en este caso, es mejor enfocarse en las primeras tres características.

Estas son algunas ideas para aprovecharla:

  • Endulzar el café: este es uno de los casos más comunes para usar la leche condensada, que le añade ese toque dulce que algunos prefieren contra el sabor amargo del café. Además, aporta un toque de textura cremosa. Una excelente opción para empezar el día con el pie derecho.
  • Para un flan: seguimos con algunos clásicos de la leche condensada y el flan no es la excepción. Acá podemos usarla como parte de la base o para decorar y añadir sabor si tenemos una preparación que no es tan dulce. Conoce cómo hacer un flan de piña con Leche Condensada La Lechera® y Leche Entera La Lechera®.
  • Relleno de postres: hay preparaciones, como pueden ser unos cupcakes, en las que un buen relleno lleva el plato a un nuevo nivel, dándole una profundidad que nos encanta. La Leche condensada La Lechera® se puede usar en estos casos y el resultado es fabuloso.
  • Arroz con leche: un postre tradicional que va de maravilla con el sabor y la textura de la leche condensada que, con la canela y las pasas, dos ingredientes que no pueden faltar, crean una bomba de sabor para dejar con una sonrisa a cualquier persona. Aprende a preparar unas paletas de arroz con leche con leche condensada LA LECHERA®.
  • Con gelatina: hablamos de una de las mejores amigas de la leche condensada. Acá hay dos ideas. En la primera, simplemente añadimos un poco cuando vamos a comer gelatina; en la segunda, tenemos que hacerla usando leche condensada. Un buen ejemplo es nuestra gelatina con frutas y LA LECHERA®.
Un postre con leche condensada.
  • Con frutas: acá no es necesario encender el horno o el fuego. Simplemente podemos tomar nuestras frutas preferidas y añadir encima la Leche Condensada LA LECHERA®.
  • Preparaciones tres leches: un postre de tres leches es uno de nuestros preferidos por esa textura húmeda que encontramos con poca frecuencia en platos realmente exquisitos.

TIPOS DE LECHE CONDENSADA

Aunque sus propiedades básicas están en el sabor y la textura, que es, también, lo que aprovechamos al momento de usarla en alguna preparación, podemos hallar leche condensada de distintas clases.

  • LECHE CONDENSADA ENTERA

Se trata de la variedad más común, que encontramos con mayor frecuencia en tiendas o supermercados y que se hace con leche de vaca, sin más procesos que los que se aplican normalmente.

  • LECHE CONDENSADA DESCREMADA

En este caso no hay ninguna diferencia durante el proceso, en cambio, lo que varía es que, en lugar de usar leche entera, se utiliza leche descremada. ¿Qué significa esto? Que es un tipo de leche que no contiene grasa.

Aunque en su estado líquido esto modifica el sabor, como el azúcar se encarga de este aspecto en la leche condensada, no afecta esta característica.

  • LECHE CONDENSADA DESLACTOSADA

Hoy en día no es nada raro ver productos lácteos sin lactosa, pero no siempre está claro qué quiere decir esto. La lactosa, en palabras sencillas, es el azúcar que está de forma natural en la leche.

El problema es que hay personas que son intolerantes y no pueden consumirla porque puede ser perjudicial para la salud. Por eso existe la leche deslactosada y todos los derivados que se preparan usándola.

Salsa bechamel preparada con leche condensada.

Sin embargo, esto no quiere decir que también sea descremada. Un producto que es deslactosado puede ser entero o descremado, así que en ese aspecto también depende de lo que esté buscando cada persona.

Por último, la leche condensada deslactosada es un poco más oscura que las otras versiones que mencionamos más arriba.

  • LECHE CONDENSADA LIGHT O SIN AZÚCAR

¿Cómo así que la leche condensada se hace con azúcar, pero existe una versión en la que no se usa? Hoy en día hay todo tipo de productos para las personas que no buscan reducir el consumo de este endulzante, y esta no es la excepción. En su lugar, se usan edulcorantes, tanto naturales como artificiales.

  • LECHE CONDENSADA VEGETAL

Cerramos este listado con una opción perfecta para las personas que prefieren evitar los alimentos o productos de origen animal. En este caso es necesario usar otras clases de leche, como de almendras o de soya.

Vale la pena tener en cuenta que el resultado no es el mismo que con la leche de vaca, puesto que puede cambiar en su sabor y textura.

 

UN POCO SOBRE LA LECHERA®

Si en Recetas Nestlé® exploramos la leche condensada, tenemos que hablar de La Lechera®. Por eso vamos a repasar la historia de esta icónica marca.

Unos 10 años después de fundar Nestlé® en 1866, Henri Nestlé decidió expandir los productos que, en ese entonces, producía y vendía su compañía en Suiza.

Uno de sus grandes competidores, que además tenía mucha fuerza en el mercado de la leche condensada, era la Anglo Swiss Condensed Milk Company, que tenía una marca llamada “La Laitière”, que en español significa “La Lechera”.

Desde 1876, cuando Nestlé® quiso abrir su portafolio a más productos, hasta 1905, ambas compañías compitieron por el mercado de productos lácteos en Suiza. Ese año se fusionaron y surgió la Nestlé & Anglo Swiss Condensed Milk Co, con La Lechera® como una marca insignia de lo que en un futuro sería el Grupo Nestlé®.

Pan dulce preparada con leche condensada.

LECHE CONDENSADA VS. LECHE EVAPORADA

Aunque en este caso hablamos de dos derivados de la leche que se identifican, en especial, por esa textura espesa, vale la pena aclarar que no se pueden sustituir en las recetas porque, al final, no son el mismo producto y sus características son distintas.

LECHE CONDENSADA

LECHE EVAPORADA

Se hace eliminando el agua de la leche hasta un 60% o 55%, aunque puede ser una cantidad menor.

Se prepara evaporando el 60% del agua que tiene la leche.

Tiene un sabor dulce debido al azúcar que se le añade.

No es dulce, puesto que no se le añade azúcar.

Surgió a mediados del siglo XIX.

Nació a finales del siglo XIX, después de la leche condensada.

Lo más normal es prepararla con leche de vaca.

Lo más común es que venga de la leche de vaca.

Su color es cremoso, usualmente en tonos claros.

Tiene un tono más oscuro que la leche condensada.

A partir de la leche condensada se puede hacer dulce de leche.

No se puede preparar dulce de leche a partir de leche evaporada.

Se usa, principalmente, en preparaciones dulces en las que se aprovecha su sabor.

Es usada, sobre todo, para buscar texturas cremosas tanto en platos dulces, como salados.

Hay versiones deslactosadas, semidescremadas y descremadas.

También se encuentran productos descremados, semidescremados y deslactosados.

El azúcar que se le añade ayuda a que se conserve.

Es esterilizada para ayudar en su conservación.

En una receta no se debe sustituir por leche evaporada, puesto que el sabor no sería igual.

El consejo es no remplazarla por leche condensada porque la textura cremosa no sería la misma y también aportaría un sabor dulce.

 

La leche condensada se usa en las preparaciones tres leches.

¿CÓMO HACER LECHE CONDENSADA EN CASA?

Aunque podemos hallarla en cualquier supermercado o tienda, pues se trata de un producto muy común y que se usa bastante, en especial en preparaciones de repostería, también es posible hacer una leche condensada casera sin grandes inconvenientes.

En su versión más sencilla, que es de la que vamos a hablar acá, únicamente se necesitan dos ingredientes:

  • Leche.
  • Azúcar.

Vale la pena recordar que la leche puede ser descremada, semidescremada o deslactosada.

  1. Se llevan la leche y el azúcar a una misma olla. Encendemos el fuego a una temperatura media-baja.
  2. Mientras hierve, se revuelve la mezcla para que el azúcar se disuelva.
  3. Se deja que la mezcla se reduzca, aproximadamente, hasta la mitad. No es necesario revolver constantemente, pero es mejor hacerlo de vez en cuando para que no se riegue, para tener la espuma bajo control y mantener una misma consistencia.

El tiempo puede variar dependiendo de la olla y la temperatura, pero, en general, puede tardar entre 40 minutos y una hora.

Es importante tener en cuenta que una vez se enfríe la textura también va a ser más espesa, así que no queremos que quede demasiado pesada cuando la tenemos en la olla.

Por último, lo mejor es guardar la leche condensada casera en un frasco de vidrio esterilizado, de esta forma aseguramos que no vaya a tener agentes externos que puedan echarla a perder.

Un tip antes de terminar: Una buena opción con la que podemos jugar en esta preparación casera es que hay otros ingredientes que pueden aportar sabores y aromas para hacer una leche condensada con más personalidad. La vainilla es una excelente opción.

 

Fuentes:

https://www.thekitchn.com/what-s-the-difference-between-condensed-and-evaporated-milk-125900

https://www.nestlecocina.es/curiosidades/que-es-la-leche-condensada-sin-lactosa

https://www.mashed.com/166593/heres-what-you-can-substitute-for-condensed-milk/

https://www.masterclass.com/articles/evaporated-milk-vs-condensed-milk-explained

https://www.thekitchn.com/what-s-the-difference-between-condensed-and-evaporated-milk-125900

Leche Condensada - Como hacer leche condensada con leche en polvo o leche liquida

https://www.bonviveur.es/recetas/leche-condensada

https://empresa.nestle.es/es/sala-de-prensa/actualidad-nestle/los-origenes-de-la-lechera

¿Qué tienes en casa?

Elige los ingredientes

Simplemente indique dos o tres ingredientes para que podamos ayudarlo a hacer una deliciosa receta

y o
y o
Ayuda

Inspiración y nuevos sabores para ti

Disfruta

Clic aquí y regístrese

¿Quieres descargar recetarios?